Cuando la gastronomía se convirtió en arte

Cuando la gastronomía se convirtió en arte

Algunos dirán que nada tiene que ver el arte que representaba Velázquez cuando pintaba escenas y bodegones de comida con el arte que hoy muestran los lienzos de David Muñoz. Y, sin embargo, cuatro siglos y un sin fin de diferencias más han llegado a fusionarse para seguir definiendo lo que hoy entendemos por arte.

De lo que no cabe duda es que desde que existen los pinceles, las pinturas y las paletas todos los artistas han querido y siguen queriendo plasmar en sus obras, de una forma u otra, uno de los mayores placeres de la vida: la comida.

El pasado lunes 18 se celebró la XXXVII Edición del Día Internacional de los Museos. Este año bajo el lema “Museos para una sociedad sostenible”, contó con la participación de cerca de 30.000 museos que organizaron actividades en más de 120 países. La jornada fue un éxito. Igual que también lo fue la Noche de los Museos en toda España.

Como tributo a la comida y al arte que la gastronomía en general representa, hemos seleccionado algunos de los cuadros más famosos de comida para que la próxima vez que vayáis a un museo y veáis alguno de ellos os acordéis de Restuento.

El Verano

El Verano (1573), una de las series de Las cuatro estaciones de Giuseppe Arcimboldo (Milán, 1527-1593). El pintor representó los hipotéticos rostros de las estaciones mediante los elementos típicos de cada una de ellas. Nosotros nos hemos quedado con El Verano, que tiene rostro de frutos y cuerpo de trigo. Podéis ver la serie completa en El Louvre.

Manzanas y naranjas

Manzanas y naranjas de Paul Cezanne (Francia, 1839-1906). Este cuadro forma parte de una serie de seis naturalezas muertas que el artista realizó en 1899 en su taller parisiense. Este género ocupa un lugar esencial en su obra durante su época de madurez y dada la modernidad y la suntuosidad que representa, la convierten en la más importante naturaleza muerta del artista. Se encuentra en el Museo d’Orsay de París.

El momento sublime

El momento sublime de Salvador Dalí (Figueras, 1904-1989). Esta pintura se originó en un clima dominado por la Conferencia de Munich de 1938 y cuyo título alude a la inminente amenaza de guerra. Sin embargo, este cuadro sirvió hace un par de años como inspiración para realizar un postre con forma de huevo frito pero que sabía dulce en el Hotel Westin Palace, con motivo de la inauguración de la exposición del legado de Dalí en el Museo Reina Sofía. Esperemos que surja pronto otra oportunidad para poder ver la obra.

Latas de sopa Campbell

Latas de sopa Campbell de Andy Warhol (Nueva York,1928-1987). La obra consiste en treinta y dos lienzos individuales. La escena representada en la obra es muy sencilla, es una lata de sopa de tomate que se encarga de plasmar la cotidianeidad, ya que se trata de un producto que era muy frecuente en América en los años 60. Se convirtió en todo un símbolo del pop-art y hoy puede verse en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA).

FoodScape

Foodscape de Tjalf Sparnaay (Países Bajos, 1954). Seguramente muy poca gente conozca este cuadro pero es un claro ejemplo de que todavía hoy la gastronomía sigue siendo un tema al que muchos artistas recurren. Si hace años unas manzanas eran la fuente de inspiración de muchos de ellos, ¿por qué no puede serlo hoy una hamburguesa?

¿Alguna idea más sobre cuadros famosos de comida que os gusten?

 

¡Saludos gastronómicos!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− ocho = 0

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>